¿Voy a votar por el candidato del hombre que me quita el béisbol en las noches? ¡Noooo!



Desgraciadamente los juegos de béisbol han entrado en la lista de las cosas que el gobierno revolucionario-y-socialista-del-siglo-XXI-patria-o-muerte-venceremos de Hugo Chávez tiene restringidas, o mejor dicho, racionadas, para la mayoría de los venezolanos. Digo mayoría para no omitir al grupo de afortunados que, sorteando los mil obstáculos que ponen los revendedores, logran conseguir una entrada -el cual estimo no debe llegar si quiera, en un día promedio, a las 90.000 personas-.

Decía que, salvo esos afortunados, el resto de los mortales que queremos distraernos con este apasionante deporte sólo podemos hacerlo a ratos, siempre y cuando ésta sea la voluntad presidencial. Porque cuando Chávez no quiere, encadena radios y televisoras con el menor desparpajo y nos obliga a ver cualquier estupidez que pase por su estrecha mente. Desde las lágrimas de Roberto Moll, hasta su desafinada voz (des)entonando a Alí Primera, pasando por entregas de becas, graduaciones, disfraces de militar, y un largo etcétera de rocambolescos y estúpidos motivos que en modo alguno justifican el hecho brutal de secuestrar la señal de todos los medios radioeléctricos para obligarlos a transmitir lo mismo: su basura presidencial.

El guión, además, ya nos lo sabemos de memoria: El juego se está poniendo bueno y entonces aparece el bendito –debería decir maldito, pero suena feo- mensaje: “Esto es una transmisión oficial….”, seguido de la imagen obesa y repulsiva de Hugo Chávez diciendo “ya estamos en cadena nacional” y siendo aplaudido por una multitud de imbéciles vestidos de rojo –no merecen otro calificativo aquellos que aplauden a rabiar un acto tan abusivo-...y a resignarse se ha dicho.

Lo peor es que el hombre no respeta ni conoce de límites, ya que ha encadenado de todo: La Serie Mundial, el Caracas-Magallanes, y de allí para abajo creo que ningún equipo de salva de la inclemencia presidencial contra un deporte que, contradicciones de la vida, le dio a él buena parte de lo que tiene ahora, ya que no hay que olvidar que si Chávez entró en la Academia Militarsin la cual probablemente no hubiera dado un golpe, dicho “por ahora”, y llegado a la presidencia-, no fue porque tuviera méritos académicos o algo por el estilo, fue porque allá necesitaban un pitcher zurdo y este hombre lo era.

Si lo anterior ya suena bastante contradictorio, no lo es menos el hecho que los más afectados con cada una de estas cadenas son, precisamente, aquéllos integrantes del pueblo llano, quienes, según las encuestas, son la base de la popularidad de Chávez, y a su vez grandes fanáticos de la pelota. En un barrio cualquiera no sabrán de economía o relaciones internacionales, pero si de algo sabe todo el mundo y apasiona a todo el mundo, eso es el béisbol.

Razón por la cual no le encuentro explicación alguna a tanta maldad y a tanto atropello de este hombre. Le está quitando a la gente lo que le gusta…¡y no le importa! Lo hace con un descaro y un desparpajo mucho mayor que el de Jorge "Audi" Rodríguez en sus afiches, como si con esa imposición no le estuviera fastidiando la vida a millones de venezolanos.

Pero la gente se molesta y se da cuenta.

Ayer precisamente, cuando encadenó nuevamente, así reaccionaban los foristas de los Tiburones de La Guaira, cuyo juego estaba siendo transmitido en Meridiano TV:

“No es justo bajo ningún concepto que esto suceda, ya que trabajo 12 horas al día para luego regresar a mi casa a disfrutar de un juego de béisbol de nuestros gloriosos y me encuentro con esta barbaridad de este señor.”

“Es una desgracia...y ojo esto no es político...es una vaina que nos afecta como fanáticos.....¿él no tiene como nueve canales del estado? ¿por que no los usa para transmitirse así sea robándole el caparazón a su morrocoya?”

“los ANIMALES no joden tanto. Nos perdimos la victoria, ¡qué impotencia tan grande!”

Vox populi, vox Dei.

Por eso yo, que ya estoy cursando Manipulación III en la CIA, invito a mis lectores a que se hagan las siguientes preguntas el día de las elecciones: ¿Voy a votar por el candidato del hombre que me quita el béisbol en las noches? ¿Voy a votar por el candidato que está siendo apoyado por el hombre que no me ha dejado ver y disfrutar en vivo las victorias de mi equipo? Pregúnteselo y piense que si quiere joderle un poco la paciencia a ese hombre -que noche a noche se la jode a ud. cuando le quita el béisbol- la mejor manera de hacerlo es votando por el candidato que se le opone. Tan simple como eso…¡pa que respete!

3 comments:

Lequinni said...

Estoy molesta por semejante abuso, y eso que yo no soy fan del beisbol, y no veo television nacional desde el revocatorio aquel.

*_Meter aqui la obligatoria recordación de la gaita de "Las cadenas de Chavez", y de cual real se ha vuelto la misma.*

gostros said...

Luz, lo único que te puedo recomendar para solventar "parcialmente" la situación es contratar DirecTV y ver Meridiano Max, que es la única transmisión que se salva de ser encadenada al ser transmitida sólamente vía televisión por suscripción.

Creo que solo los periodistas deportivos sabemos muy bien todas las penurias que debemos pasar cada vez que al señor se le ocurre hacer "cadena nacional de Radio y TV". Todas las transmisiones de los circuitos radiales (única forma confiable aún de escuchar el progreso de los juegos) son cortadas, los periodistas de guardia en los periodicos no pueden saber como van los encuentros, deben sortear y llamar a los jefes de prensa de cada equipo y/o conocidos que sabemos están en los estadios (y eso rogandole a Dios que estén). A mi mismo me han llamado más de una vez por eso.

Estas transmisiones son las que en muchos casos, al no haber aún un sistema de internet confiable y constante en todos los estadios, alimentan los "play by play" de las páginas Web tanto de periódicos como de equipos. Hay muchos webmasters que hacen esfuerzos pero dependen o de que cuenten con Wifi en el estadio o que su conexión inalámbrica vía celular funcione (lo cual es casi imposible en este país).

Esta práctica abusiva lo único que hace es truncarnos la vida a todos los que laboramos en el mundo del béisbol. Pero que le va a importar...

Luz Clarita said...

*Es que es terrible lequinni, es terrible...Es un inmoral ese señor, que por desgracia ha vuelto reales los estribillos de una gaita que, pensábamos, era sólo eso: una gaita...¡SALUDOS!

*Caramba Gostros, qué placer leerte de nuevo por estos predios...En cuanto a Meridiano Max, pues la señal del canal está libre en internet en la página de la LVBP, pero la verdad cuando encadena la situación es terrible, porque se va la señal de TV, se va la de radio, y el minuto a minuto de internet -del cual, por cierto, me estaba quejando bastante, pero ahora con ese comentario tuyo estoy empezando a ser comprensiva con los webmasters- se queda pegado ...Y vaya que tienen que hacer un esfuezo titánico para lograr llevar la información, es terrible...yo creo que ni en mi época era tan complicado el asunto, aunque no te creas, tiene algo de romántico, pero no...Es un abuso descomunal lo de ese señor, y hay que ver como le amarga la vida a tanta gente...a todos pues.

De verdad fue un placer leerte de nuevo y después de tanto...¡SALUDOS!