Hoy se acabó El Mundo...


¿Quién diría que estos ojos verían desaparecer a “el diario de la tarde”? Probablemente a la mayoría de mis lectores ni les vaya ni les venga la desaparición de este vespertino, pero estoy segura que a todos aquellos por cuyas venas corre la sangre del periodismo, cuando menos les causará cierta curiosidad o nostalgia.

A El Mundo lo conocí de toda la vida, y con el mantuve, como con todos los periódicos, una relación amor-odio que variaba con sus directores y línea editorial. Sin embargo, ya en la hora final, he de reconocer que fue un sabroso y buen periódico, sobretodo lo primero. El Mundo siempre tuvo sabor. De acuerdo o en contra con lo que decía, pero sólo con ver y leer sus titulares ya despedía ese gustico a última hora, tubazo, noticia candente, en fin, eso que a los periodistas nos mueve el piso.

Con él siento que se van muchas cosas. Se termina de ir de Venezuela la prensa vespertina, condenada a muerte por los maestros de la comunicación desde hace añales, que tuvo en El Mundo uno de los caballitos de batalla más resistentes y peleones de este país y América. Se van los pregoneros, esos seres ya cuasi-mitológicos que con su garganta e ingenio irrumpían la quietud de la tarde caraqueña para hacernos vibrar y sentir que si no comprábamos El Mundo, informativamente no estábamos en nada. Se va, en fin, una época dorada del periodismo y de Venezuela.

¡Qué de recuerdos me vienen ahora!

Es que veo clarito el Gran Café de Sabana Grande, lleno como siempre, y en casi todas las mesas un ejemplar de El Mundo siendo objeto de debate. Recuerdo la leidísima columna política de Rafael Poleo y las espeluznantes informaciones que allí se divulgaron, como la del secuestro de Niehous. La temida columna diaria que firmaba Cienfuegos. Al Gordo Zurita con sus inigualables, inolvidables e irrepetibles tubazos. A Juan Vené en la Pelota. El mundo y sus vueltas, esas que leimos desde la magistral pluma de Rafael Del Naranco. La Opinión Libre de Isa Dobles los lunes. El legendario Albúm de Afiches de Bustindui. La artillería De Alto Calibre que disparaba La Bicha cuando no era famosa. Y, por supuesto, a Don Miguel Ángel Capriles, el gran editor y editorialista que le dio vida a ese vespertino que hoy dice adiós. El Mundo fue siempre la niña de sus ojos, y era el único diario de la Cadena que fue fundado –y no comprado- por él. Qué broma vale.

Tengo que decir, eso sí, que estos, sus últimos años, no fueron los mejores. Se parecía poco a El Mundo de antes y mucho a lo que yo llamo un “periódicos tipo” esos de poca personalidad que son iguales y se parecen en todo. Pero a El Mundo sus honores, fue un vespertino macho que resistió hasta el final y siempre le ganó a sus competidores –Pregón, Meridiano, 2001, Abril, Tal Cual, etc- los cuales o desaparecieron o terminaron siendo matutinos. Queda para el recuerdo de este gran combatiente, la instantanea de una de sus mayores peleas con el que fuera otro peso pesado: 2001. Glorias de aquellos tiempos.
.

Lo dicho, fue un gran peleador. A todo El Mundo, gracias por todo. Se le recordará con cariño.

4 comments:

gostros said...

La pelea Capriles Vs. Dearmas..!! Wow, un episodio olvidado pero muy importante de la historia periodística venezolana, gustele a quien le guste. 2001 Vs. El Mundo, Ultimas Noticias Vs. 2001, Dearmas sacando la inmensa lista de publicaciones que tenía entonces (la gran mayoría ahora vendidas a Editorial Televisa como Buenhogar, Vanidades, Tu o hasta el Almanaque Mundial) contra Élite, Venezuela Gráfica, Hipódromo, El Mundo, UN, Cábala, Kena...

En pleno apogeo entre 1985 y 1986 (tenia como 8 años entonces) y me acuerdo de eso como si fuese ayer.

Y es que, como Luz ha hecho, el día de hoy ha sido una cascada de recuerdos imposible de olvidar: Cuando era bien chamo, mi madre trabajaba como administradora en una cadena de zapaterías y compraba todas las tardes, o mandaba comprar El Mundo. Ya a las 3 PM lo tenía en las manos, y siempre iba a parar conmigo.

Creo que si ella se hubiese dado cuenta de los sucesos que yo leía a los 8 años, pues no me hubiese dejado leerlo. Y que bueno que no fue así, porque El Mundo fue una escuela de como hacer "vibrar" a la audiencia, como diría don Oscar Yanes. Titulares osados, reportajes con mucha personalidad.

El Mundo tuvo mucho de eso, personalidad. Columnas de farándula sin bozal, sucesos, reportajes políticos.. Miguel Arcangel fue uno de los cronistas de sucesos más sonados de su momento. Rafael Del Naranco con su columna tan sólida y equilibrada.

Luego llegó Teodoro Petkoff y puso al periódico patas arriba, pero para bien. Le dio algo que en ese entonces El Mundo había perdido, y era eso mismo: personalidad. Etapas fueron y vinieron, pero este diario siempre tuvo su puesto y quedará en la gran historia del periodismo de este país.

Yo en lo particular le tengo mucho cariño, porque con él empecé a leer diarios y adquirí un pensamiento crítico.

Una lástima de verdad. Vamos a ver como les va como matutino de economía. Espero que tengan muchos éxitos.

Diverso Magazine said...

Ciertamente los periódicos vespertinos estuvieron condenados desde hace mucho. Recuerdo que el notitarde sacaba el notitarde de la tarde, de hecho, de allí su nombre, notitarde, pero termino desapareciendo y saliendo solo matutino. Es una evolución, que se le puede hacer?, también hay que tomar en cuenta que la red ha robado muchos lectores, no al punto de desaparecer a los periódicos, pero si afecta a los medios impresos, la crisis del papel y la economía, llevara tarde o temprano a limitar a los impresos.

El Exiliado de la TV said...

La verdad me quedé totalmente sorprendido cuando me enteré de esta noticia, Sra. LC...

Aunque yo personalmente NUNCA me gustó (ni me gusta) la Cadena Capriles, de verdad lamento muchísimo el cierre de El Mundo...

Y, por cierto, Gostros, gracias por rescatar del olvido ese episodio que mencionas de los Montesco vs. los Capuleto de la prensa criolla, jejejejejejejejejejejejeje...



Saludos!

Anonymous said...

y tu que??? te moriste tanbien?