A MIS LECTORES: Estamos de luto


Debido al lamentable fallecimiento de Su Eminencia Monseñor Rosalio Cardenal Castillo Lara acaecido este martes 16 de Octubre, considero que en respeto a su memoria y a su grandeza no debo escribir acerca de otro tema mientras los actos velatorios se estén llevando a cabo y hasta que su cuerpo sea enterrado en su natal Güiripa. Por eso la continuación de la carta a Viviana Gibelli y la entrevista pautada para el viernes, no verán luz esta semana, y serán publicadas la que viene. En su lugar podrán encontrar algunos de sus últimos escritos y el texto íntegro de su polémica homilía en la Procesión de la Divina Pastora. Porque de verdad, hombres como Monseñor Rosalio Cardenal Castillo Lara no nacen ni se van todos los días. ¡Honor a quien honor merece!
Adjunto un impecable artículo de Rafael Del Naranco sobre Su Eminencia:
EL CARDENAL CORAJE

Fue la voz más contundente contra la autocracia, en unos momentos en que hasta el aire parece congelarse para no alzar su desespero contra el despotismo que va aplastando lo que aún queda de conciencia libre en Venezuela.

Si hubiera sido español, habría que decir sin pecata minuta "que los tenía más grandes que el caballo de Santiago". Su bravura marca un hito en estos últimos años para enfrentarse al régimen y sus desmanes.

Fue un venezolano con agallas y no tuvo ni un ápice de aprensión a la hora de decir las verdades que se tenían que gritar a los cuatro vientos y que hoy, ahora mismo, más de la mitad del país calla y se acobarda cual rancias y asustadas plañideras, ante tanto abuso impuesto por la voluntad de un solo hombre que no cesará hasta tener a Venezuela en su puño y estrujarla como claramente expresó en esos cuatro días de estancia en Cuba, tierra gobernada por un tirano y a la que Chávez considera parte integral de su anhelos autoritarios.

Nunca, jamás, asumió el miedo ni menguó su actitud decidida ante las amenazas, y eso, en una nación rodeada de matones y espalderos, es, por decir lo menos, admirable. El régimen sentía pánico de sus palabras. Era solamente un anciano y todo un gobierno le temía.

Lo repetía hasta el cansancio, pues sabía que la indiferencia es el mal de los pueblos perdidos: "El gobierno elegido democráticamente ha perdido su rumbo y presenta visos de dictadura, donde todos los poderes están prácticamente en manos de una sola persona que los ejerce arbitraria y despóticamente; no para procurar el mayor bien de la nación, sino para un torcido y anacrónico proyecto político: el de implantar un régimen desastroso como el que Fidel Castro, a costa de tantas vidas humanas y del progreso de su nación, ha impuesto a Cuba".

Y refería una realidad que se sobrelleva cada día: "El odio sembrado, tenaz e irresponsablemente, amenaza hacer de los venezolanos entre sí irreconciliables enemigos y llevará el enfrentamiento hasta en el seno mismo de las familias".

Eso está sucediendo de forma espeluznante. Somos dos países. La intolerancia presentada el lunes en el Teresa Carreño, un espacio cultural de la nación convertido en guarida del oficialismo, es una de las muchas pruebas fehacientes.

Hace semanas, Chávez acusó al purpurado de "bandido, pantomima, inmoral y golpista". En el gran libro de Dios quedarán esas palabras, y será el pueblo quien reconozca y ensalce la figura imperecedera del cardenal coraje.

6 comments:

Jesús Maury said...

bueno madrina es tu decision, pero no me parece que como acto de respeto debas dejar de escribir... osea, escribir no es irrespetarle, la vida sigue.
QEPD

Anonymous said...

ERES GRANDE, MUJER!!

Anonymous said...

Por eso eres la mejor...Totalmente de acuerdo contigo. Saludos!

Anonymous said...

Una de las cosas buenas de este blog es lo amplio y variado que es, lo profundo y el estilo propio al exponer las noticias de actualidad, chismes, política, farándula. Este tema de Rosalio Castillo Lara amerita este extenso trabajo y atención. QEPD, Su Eminencia. Luz Clarita ha demostrado nuevamente su profesionalismo.

Anonymous said...

a mi ma bien me parece que le dio flojera escribir...

Anonymous said...

Flojos son los que nada más vienen a escribir de chismes y aquí ni un pésame. En cambio, Luz Clara de floja no tiene nada, mira como se fajó con esto que si es verdad que es un hombre que se merece páginas y honores, que Dios tenga en la gloria.