Mi Prima Ciela, la luz que iluminó a un país (VI): A las cuñiprimas

----------------------------------------------------------------------------------
SOBRE EDICIONES Y CENSURAS: Debido a la polémica generada en la pasada entrega sobre la edición que hice de la carta, considerada por algunos como censura, voy a aclarar lo siguiente: Todo lo que sale publicado en el cuerpo de la entrada es responsabilidad mía, aunque algunas veces no sea escrito por mí. Sólo sale publicado en la entrada lo que cuenta con mí aval, y eso me da el derecho de editar, borrar o no publicar todo aquello con lo que no esté de acuerdo. No así con los comentarios, donde sus autores tienen plena y absoluta libertad de decir y escribir lo que quieran sin que yo lo borre, edite o censure. Para muestra la pasada entrega donde el Exiliado escribió uno en el que publicó íntegramente lo editado y no publicado por mí, y allí sigue y seguirá. ¿Entendido el punto?
----------------------------------------------------------------------------------

Y siguiendo con mi “carta abierta”, ahora les toca el turno a l@s cuñiprim@s...

Primero tú, Maite: El cerebro de las primas Avila, sin duda alguna, como lo dijo Sor Pipiola... Y otra de las “grandes conciencias”, en mi opinión.

De verdad has sido la más inteligente de todas las primas... E incluso la más ocurrente, jejejejejejejejeje...

Como lo dije al comienzo, lo que terminó enganchándome a esta historia fue cuando tú te encaramaste al carro de Abel por haberse atravesado en el paso peatonal, jejejejejejejejejejejejejejejejejejeje...

De verdad, chica, si yo estuviera en tu lugar, la verdad yo hubiera aplicado otro método más radical para “espantar” al conductor, y no me refiero precisamente a decirle un par de palabrotas, jejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejeje...

Y, quizás, por ello, Abel te bautizó en alguna ocasión como “Princesa Bolivariana”, jejejejejejejejeje... Aunque (entre tú y yo) esa boina roja que usabas al comienzo también era medio subliminal, en mi opinión...

Y, aparte, otra escena que me gustó bastante fue la manera como le “paraste los pies” a Abel cuando él quiso acostarse contigo la primera vez al darle esa minicharla acerca de la importancia de usar condón... ¿La recuerdan?

De verdad estuvo magistral tu explicación y hasta mucho más efectiva que cualquier campaña institucional de ese tipo (y fue una lástima que esta escena en particular no aparece en You Tube porque José Pablo, quien grababa la novela en ese tiempo, tuvo la mala suerte de que, cuando la pasaron, ese día ¿casualmente? se le fue la luz en su casa...), aunque la verdad yo en el lugar de Abel también hubiera terminado igual de cabreado contigo después de esa “Terapia Matapasiones”, jejejejejejejejejejejeje...

¿Otras escenas memorables? Pudieran ser los duelos verbales cuando te enfrentaste a Abel y a Azucena cuando fue el rollo de la custodia de Ilusión al decirles que Fernanda también tenía derecho de ver a la niña porque, a fin de cuentas, era su madre... Aunque trataba a su hija de lo peor... Y también cuando te enfrentaste a tu suegra al formalizar tu compromiso con Abel...

¿Y cómo olvidar también la mojada reconciliación con tus primas en la Plaza Altamira? ¿Y el famoso secuestro de Chicharrón y la “venganza” que le hiciste a tu cuñiprimo Rafael y a su amante al robarles la ropa? jejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejeje...

Aunque, la verdad sea dicha, tú también pasaste las de Caín cuando por ejemplo supiste que Abel estaba casado y con una hija o cuando te percataste que Darío estaba aliado con Fernanda o, peor aún, cuando Abel te puso la mano encima o cuando no podías tener hijos...

Yo pienso que, quizás por todo esto que estoy recordando ahora, cuando tú estabas a punto de divorciarte de Abel, Graciela quiso que tú te hubieras quedado con David cuando ella faltara...

(Y sin contar un detalle bastante significativo -que ahora también me acuerdo- cuando él finalmente se enteró de la aplasia medular que tenía Graciela en el hospital, tú fuiste la primera en consolarlo).

¿Ven la importancia de los pequeños detalles, muchach@s?

Y eso que no enfaticé en, por supuesto, tu maravilloso talento musical...

Aunque debo hacerte una humilde observación: Lo único que no me gustó de tu primer concierto “oficial” fue esa tecla descolocada que tenía el piano donde tocaste... De resto, ¡todo estuvo perfecto!

Y, antes de despedirme de ti, tengo una duda: ¿Cómo se llama la pieza que tocaste al piano una vez que te peleaste con Abel?

Y tú, Silvia: las piernas de las primas Avila...

Sinceramente, tú te has comportado como millones de mujeres en nuestro país y en el mundo que tienen que “echarle piernas” (y nunca mejor dicho, por cierto) para mantener a su familia... Incluso sin un hombre al lado.

Por ejemplo, cuando te enfrentaste con tu madre por el hecho de quedar embarazada del Ñoñóscoro y que no aceptaba el matrimonio tuyo con Rafael...

O cuando Rafael no te dejaba estudiar ni entrenar y hasta una vez te dejó encerrada en tu casa, ¿te acuerdas?...

O cuando les robaron todo, allá en el barrio...

O cuando ustedes se quedaron damnificados y los vecinos les dieron la espalda...

O cuando Rafael en un principio se negó a mudarse contigo al Edificio Avila...

O cuando te secuestraron... (Por cierto, ¡tremendo carrerón que echaste ese día!... Ni la mismísima Mujer Maravilla te hubiera superado, lo digo totalmente en serio...)

O cuando trataste de convencer a Rafael para que siguiera estudiando...

O cuando descubriste que te estaba engañando con Morella...

¿Te acuerdas, Silvia?

De verdad, insisto, admiro tu paciencia... Y como te dije, ojalá un futuro próximo seas nuestra Florence Griffth-Joyner, pero eso sí... Sin esteroides, ¿OK?

Y un último consejo (aunque no de mi parte, por cierto, y esto también va con todas ustedes, chicas): NUNCA hables acerca de tus intimidades sexuales con tu madre para que no las saquen en cara delante de tu marido la próxima vez que estés enfadada con él...

LINKS:
Mi Prima Ciela, la luz que iluminó a un país (V)

9 comments:

Anonymous said...

Hasta cuando?????

Anonymous said...

esto es un castigo para los fans del blog o para los ladillosos que entran a veces?

falta la carta de leonela y topacio?

Santiagito said...

Luz Clarita que ladilla te pusiste con esta vaina de Mi prima ciela, me voy pa TVCHismes.....entiendelo: YA ESTO ES UNA LADILLA, leelo junto al exiliado y ya

Luz Clarita said...

*Hasta que se termine anónimo1, hasta que se termine...¡SALUDOS!

*No anónimo2, es un bello regalo para todos los fans de Mi Prima Ciela...¡SALUDOS!

*Vaya para TV Chismes o para donde más le guste anónimo3, no problem...¡SALUDOS!

fan n 1 said...

lucecita pero, pero, pero... PORQUEEEE si somos tus fan, entramos siempre al blog y te lo pedimos, suplicamos, rogamos y tu no nos haces caso.

Tan solo respondeme por favor, cuanto falta, yo ame la novela de ciela, la vi completa pero con esta carta he ido odiando cada capitulo.

Solo dinos cuanto falta... de parte de tu fan numero 1

Luz Clarita said...

*Cónchale Fan1 pero qué cosas...A mí la verdad es que me encanta la carta, veo que a otros no, pero hay espacio para todos: tanto para esta carta, como para los gays que me odian y me quieren quemar, como para la gente de el siglo, como para la farándula, como para la política, como para todo jejeje...¡SALUDOS!

Anonymous said...

Ojo luz, ese fan 1 es otro...Yo respeto tu espacio.. En el cual puedes escribir lo que le de la gana porque es suyo!!! Gustenle o no y punto.

EL VERDADERO FAN 1

Luz Clarita said...

*Gracias mi fan1 auténtico y original...¡SALUDOS!

Anonymous said...

soy silvia, si me acuerdo..


soy mayte, la melodia me la dieron en el estudio.


que estupidez tan enorme.