LA DEBACLE CARAQUISTA (III): El "compadre" Carlos Hernández


Entro ahora en un punto álgido y es el de nuestro manager Carlos Hernández. He de confesar que me cuesta un mundo hablar de él, por todo lo que significó como jugador. Hablar de Carlitos es como hablar de Henry Blanco, jugadores cuya principal distinción es esa peculiar y profunda marca caraquista que los distinguirá de por vida. ¿Quién puede negar todo el arrojo y empeño que le puso como jugador Carlos Hernández al equipo? Creo que absolutamente nadie.

Ahora bien, una cosa es ser jugador y otra es ser manager, y aunque nos cueste y duela admitirlo creemos que, en efecto, tal y como la mayoría de la fanaticada apunta, Carlitos definitivamente no dio la talla para esto. He de reconocer que mis compañeros de tribuna pecan a veces de radicales, y basta que al equipo le vaya medianamente mal para querer salir del manager. Así pasó con Malavé y así pasó con Subero, que después que nos tituló en la Serie del Caribe, cuando empezamos a perder en la pasada temporada, comenzaron a decir que era muy blandengue, que no los convencía, que aquello había sido pura suerte, que no tenía carácter, etc, etc, etc. Marco distancia de este y otros excesos, y aprovecho para repudiar conductas deleznables e injustificables como arrojarle al manager y a los peloteros cervezas, vasos, refrescos, etc, etc, etc, cosa por la cual tuve una fuerte discusión en uno de los juegos, con un señor –si es que se le puede llamar así a una persona que hace eso-, bien grosero por cierto, que jura y perjura que por pagar una entrada tiene derecho a todo.

¿DE QUE SE LE ACUSA?
Apuntan los conocedores en materia que para los demás managers Carlos Hernández resultaba sumamente predecible y habían jugadas que llevaban su sello de marca como el toque de bola con el 4º bate, o ver al Beto Méndez robando bases. También lo acusan de no conocer la figura de “bateador designado” –ya que poco la usó-, de “no jugar mucho al bateo y corrido”, de un excesivo cambio de alineación, aún habiendo unas que generaban buenos resultados.

Sin embargo la acusación más recurrente en su contra es el mal manejo de los pitchers, y para ilustrarla más claramente nos valdremos de Marvin Peña que en su blog escribió lo siguiente:

El uso de muchos pitchers en los juegos, (Carlos Hernández) ha ido exprimiendo el bullpen de manera no acostumbrada. Muchas veces vemos como se sacan lanzadores que vienen haciendo un buen trabajo y por otro lado dejan mucho tiempo a serpentineros que los han castigado.Se ha visto el uso de hasta nueve lanzadores en un solo juego y al día siguiente se llegan a usar hasta seis. Esto da un promedio de cinco o seis por juego. Pero más allá de lo criticable que pueda ser esto, es lo ilógico de los cambios, sacar a los que lo hacen bien cuando no hay razón y dejar de más a los que lo hacen mal cuando si hay motivos para sacarlos.”

Por si todo esto fuera poco, también se agrega a todo este cóctel de críticas algunas acusaciones contra su nada fácil carácter y valga la siguiente reminiscencia para ilustrar lo anterior, ya que creemos recordarlo claramente en sus tiempos de jugador, saliendo a medio vestir del dogout caraquista para entrarse a golpes con otro pelotero. Sin embargo fue por eso que Ariel Pratt lo contrató, por su carácter. Dicen que este, mezclado con la presión que ejerce el público con sus pitas desde la tribuna, contribuyó a hacerlo más irritable y hasta cotidiano se volvió verlo expulsado del partido por el tono de sus reclamos, y enterarse de sus problemas con algunos peloteros. ¡Oh, los problemas con peloteros, otra acusación más en su contra!

Una cara de la moneda lo muestra como el hombre que ha enguerrillado y se ha enguerrillado con medio equipo, produciendo inclusive la suspensión y salida de algunos jugadores. La otra cara lo muestra como un hombre disciplinado que aplica mano dura a quien sea, y no come cuentos ni nombres a la hora de sancionar la indisciplina venga de donde venga, a pesar que en el momento de su contratación el mismo se definió como “amigo” de sus jugadores. Escoja usted la que más le gusta.

También el experimentado y sabio Humberto Acosta da a entender en El Nacional que hubo una falta de liderazgo, cosa curiosa, ya que como vemos en la imagen una de las justificaciones que dio Ariel Pratt para salir de Subero y meter a Hernández era que buscaba más liderazgo, ¿castigo de la vida?. Hmmm…Acá parte de lo escrito por Acosta:

QUEDÉ con la sensación de que sus peloteros nunca lo respetaron –y aquí tal vez peque por generalizar- y mucho menos se ubicaron a su alrededor. Lo que en modo alguno se justifica. La autoridad del manager es incuestionable, así se trate de un piloto cuyo signo principal es la inexperiencia. Quizás por ello a lo largo del camino, Carlos tuvo altercados….El problema estuvo en que los choques fueron estimulados por actitudes de los peloteros, más que por fallar en un momento dado, lo que forma parte de la dinámica del juego.

HABLA CARLOS

Nuestro hombre se defendió en algunas entrevistas, y como es su derecho, le damos espacio en nuestra tribuna a algunas cosas que dijo:

Estamos en el momento en el cual todos queríamos estar” –Última semana de la camapaña-

A nosotros nos afectó la ausencia de (Bob) Abreu, quien sólo jugó un partido, pero teníamos planes en base a él. Si nos hubiese dicho antes de la cantidad de compromisos que tenía, que yo lo entiendo perfectamente, nos habría dado la oportunidad de hacer otro plan

Lo que nos trajo a esta situación tan difícil, fueron los cuatro o cinco juegos que tuvimos ganados y que hemos perdimos a último momento por errores. Eso no ha hecho estar aquí
. .
Lo que cabe preguntarse es: ¿Se engañó a sí mismo? El que a parecer no hacerlo es Guillermo Yaber que en su columna Squeeze Play de Meridiano le agrega más leña a la candela:

Si despidieron a Malavé a mitad de campaña por bajo rendimiento en la 2005-2006 y repitieron lo mismo con Subero en la 2006-2007. ¿No era lógico hacer lo mismo con Hernández tomando en cuenta su desempeño en la 2007-2008? Ese "cambio" en su política les pudo haber costado un año sotanero con más estrellas que nunca en el conjunto, mientras que Hernández por más que se quiera defenderlo, no puede negar que tenía talento para cualquier cosa menos quedar en el sótano, situación que se presentó este año"

Y de una le augura un futuro negro a nuestro manager al punto que da nombres para posibles sustitutos:

Carlos Hernández no dirigirá en el 2008, al menos en esta campaña, es bastante complicado defender su permanencia, no sólo en vista de los resultados, sino teniendo en cuenta el talento disponible en el mercado para el puesto de manager, personajes como Alfredo Pedrique o Luis Dorante e inclusive no se descarta a Luis Salazar.”

¿Es la solución despedir a Carlos Hernández? Un coro de voces desde la tribuna grita sí, y visto lo visto, me atrevo a opinar que sería bueno que se fogueara un poco más en ligas menores, y cuando realmente esté preparado para ser manager, regrese si tiene a bien. Porque hay que recordar algo, su contratación fue abrupta, a mitad de temporada, algo no muy bien estudiado que posiblemente también lo tomó a él mismo de sorpresa, con una experiencia casi nula en Mexico, "con un equipo que terminó último, con la peor marca y creo que hasta desapareció ya del tiro", según apunta Carlos Daniel Peñalver en su blog. A pesar de todo lo acá dicho, no puedo ocultarlo, yo le tengo mucho cariño, y nada me gustaría más que verlo regresar con la frente en alto…cuando esté preparado. Ojalá y así sea, porque veo con temor y tristeza, que se le está agarrando mucha y justificada rabia.

Ahora bien, ¿qué será de su futuro? Esa duda queda en el aire. El sábado habló con Líder y expresó su deseo de "querer regresar" prometiendo que para la futura temporada se “prepararía más”, lo que nos indica que Carlitos no tiene la intención de renunciar al equipo, todo lo contrario, ya que dijo que el equipo tiene material de sobra para quedar campeón y en esa dirección se prepara. Parece pues que la última palabra la tendrá la gerencia del equipo, que se reúne a principios de esta semana…¿Qué pasará? ¡Amanecerá y veremos!

PDTA: No toda la culpa es del manager, es la parte más delgada de esta soga reventada, pero también tiene bastante responsabilidad la gerencia del equipo, de la cual hablaremos mañana en la última parte de este reportaje especial.

10 comments:

bigbrother said...

Buhhh perdieron Los Leones, Magallanes será campeón, es que no hay nada bueno con esos Leones que ya huelen a Tigre -también por el Tigre de VV Ciesneros-

Luz Clarita, lo que haces son patadas de ahogado, perdieron y punto! jeje Te habló mi lado hincha

Ahora como seguidor te está quedando pavísimo todo esto de la Debacle EXCELENTE, no podíamos esperar nada diferente! un besote

Luz Clarita said...

*jajajaja...¡qué broma con esos lados hinchas bigbrother!...jajajaja...vamos a obviarlo, y démosle las gracias al lado racional por los buenos comentarios sobre este trabajo jajajaja...¡SALUDOS!

Gustavo Adolfo said...

Oye Luz te felicito por tan excelente Blog, de verdad te quedo demasiado fino. De nuevo Felicitaciones, le hare publicidad para que lo visiten.

Suerte !!!!

Gustavo Adolfo said...

Aunque entiendo que para los aficionados caraquistas, al menos desde el punto de vista de su pasión deportiva, el año no comienza de la mejor manera por la eliminación de los Leones. Y muchas fueron las razones para que una campaña que para el 11 de octubre tenía perspectivas tan promisorias para el conjunto capitalino, fuera malograda con una inesperada eliminación, la primera desde la temporada 2001-02. Si buscamos elementos objetivos, saltan a la vista el record de la primera mitad de 10 ganados y 20 perdidos y la marca como visitantes de 11 y 21. Después de ese registro de las primeras 6 semanas, Caracas jugó para 19 y 14 el resto del camino y en la carretera en ese mismo lapso para 9 y 9, sin embargo está claro que el daño ya estaba hecho. Ahora, entre las causas que generaron ese pésimo comienzo tenemos: básicamente durante las primeras semanas el equipo melenudo bateó muy poco. El núcleo fundamental para cargar al club en ese lapso, mientras se incorporaban los grandeligas no rindieron en la forma en que lo habían hecho en temporadas precedentes. Así tenemos, que Carlos Méndez impulsó 2 carreras en ese periodo y Rafael Alvarez ninguna y entre ambos en las pasadas zafras fueron baluartes indiscutibles. Es decir, sus declives tomaron por sorpresa a todo el mundo, destruyendo cualquier cálculo hecho por la directiva. Igualmente Henry Blanco, producto de su inactividad en las Grandes Ligas por una lesión, no solo estaba en baja forma con su bateo, sino también con su defensa y muy poco pudo ayudar al principio. Así mismo, se depositó una gran confianza en peloteros con buenos desempeños en las ligas menores que aquí parecían preparados para ser protagonistas durante la primera mitad del torneo, como Javier Herrera y Gregorio Petit y los imponderables se encargaron de desbaratar esa confianza. Y es que Herrera se lesionó pocos días antes del inicio del campeonato y por segunda campaña seguida no pudo jugar ni un solo partido y Petit, inexplicablemente no pudo rendir de acuerdo a lo esperado. Así, se fueron acumulando derrotas, el club capitalino no bateaba, cuando comenzó a batear entonces falló el pitcheo abridor y en general no podía combinar los factores debido a una falta de química alarmante. Otra de las razones para que los medios especializados calificaran a los Leones como uno de los favoritos antes de comenzar la justa, fue el estreno en las Mayores de la increíble cifra de 7 de sus lanzadores criollos. Pero eso no pasó de ser algo anecdótico, pues de los 7, solo 3 actuaron y de ellos el único que dio una contribución real fue José Ascanio. Solo al final, Rómulo Sánchez pudo entrar en ritmo, mientras Juan Carlos Gutiérrez nunca mostró su mejor forma. En tanto, de Harvey García, Armando Galarraga, Mauro Zárate y Franklin Morales y sus merecidos ascensos a las Grandes Ligas, solo le queda a la organización capitalina el orgullo de haberlos firmado y formado en nuestra liga. Ciertamente la directiva tampoco estructuró al equipo pensando en contar con todos esos brazos y por eso armó la importación en base a 7 lanzadores y un jugador de posición. Y en esa “lotería” que son los importados, muy pocos fueron los “números ganadores”. Entre los serpentineros extranjeros que desfilaron, Ben Fritz, Brad Knox, Giuseppe Norrito, Eric Cyr, Jeremy Cummings, Hideo Nomo, Roger Deago, José Santiago y Brian Slocum, se combinaron para la desoladora marca de 7 ganados y 15 perdidos. Del grupo Nomo fue todo un fiasco, mientras hay que rescatar a Santiago y Slocum, este último de gran talento, pero que solo hizo 4 aperturas. Es así como en general, los abridores tuvieron marca de 11 y 19, mientras los relevistas, el único departamento del equipo que mostró solidez todo el año, el registro fue de 18 y 15. En cuanto a los jugadores de todos los días, solo Drew Macias mostró talento, pero lamentablemente salió corriendo asustado por la situación del país, en tanto Carl Loadenthal fue bastante inocuo y qué decir de Quincy Foster.

Me hago la siguiente pregunta en voz alta: ¿fue esta mala actuación de la 2007-08 un accidente? Yo lo miraría con cuidado, porque hay que recordar que en la zafra pasada Caracas clasificó con marca de 29 y 33 a “falta de otros” y esta vez estuvo entre los “otros” con registro de 29 y 34, de manera que ya son dos temporadas consecutivas con record negativo, que demuestran que sin duda algo está pasando. Aún, está claro que siendo accidente o no, existe opinión generalizada que en la teoría este equipo de los últimos dos años ha debido jugar mejor de lo que sus números indicaron.

Hay quienes apuntan hacia Carlos Hernández para encontrar argumentos para la debacle. Yo no lo veo así, pienso que aún cuando el manager guayanés es un dirigente que debe seguir puliéndose, su manejo interno, su disciplina, su integridad y entrega por el equipo me indican que su saldo es positivo. Recordemos que es la misma persona que en la zafra pasada levantó al club tras la salida de Carlos Subero, con marca de 18 y 12 y que en ésta, durante la segunda parte su club mostró registro de 19 y 14. Es decir, cuando tuvo las piezas y los argumentos, fue ganador. Sí tiene detalles, momentos en los que estuve en desacuerdo con sus decisiones estratégicas, etapas en las cuales se “olvida” de algunos peloteros, pero en general considero que tiene madera para seguir al frente de los Leones y devolverles el éxito a corto plazo. Por lo demás, siempre es inconveniente para una organización la inestabilidad que genera el cambiar de manager con frecuencia.

Obviamente, más allá de la decepción de la eliminación, hubo cosas positivas, como la actuación de Más Valioso de José Castillo, coronada por su título de bateo, el decimoquinto en la historia del club y séptimo desde la 95-96; la brillante e inolvidable participación de Omar Vizquel; el nacimiento de una nueva figura para los relevos en el 9º inning como José Ascanio; la actuación de figuras emergentes como José Ortegano, Guillermo Moscoso y Rayner Oliveros en el pitcheo y del antesalista Mario Lissón, cuyos 7 jonrones empataron la marca de la liga para un novato; los eficaces desempeños de Orber y Edwin Moreno; las transacciones y posteriores buenas actuaciones de Carlos Maldonado y Jesús Guzmán, peloteros que deben estar contribuyendo desde el primer día de la próxima temporada y por último, lo que tal vez es lo más importante: el extraordinario apoyo incondicional y leal de la gran afición capitalina, que acudió en altísimo número días tras día a las instalaciones del parque Universitario.

Ahora no queda sino esperar la próxima campaña, en el entendido de que será una larga espera producto del mal sabor de boca que deja esta eliminación. Lo importante es tener en cuenta que son muchas más las satisfacciones que ha brindado este gran equipo y aún en estas circunstancias, mi mensaje a esa consecuente y leal afición que debe seguir sintiéndose orgullosa de ser caraquista.

Para finalizar mi agradecimiento a mi amigo Carlos Feo y a la gente del Jonronero.com, por permitirme compartir a través de este magnífico portal. Igualmente me siento agradecido a los lectores por sus numerosos mensajes, los cuales a veces por falta de tiempo, lamentablemente no he podido responder. A todos les reitero las gracias y espero que nos reencontremos en la 2008-09….Por lo pronto, suerte a los cinco equipos que disputan la semifinal y la mejor suerte al que resulte campeón en la Serie del Caribe a disputarse en República Dominicana.

farreaza@eljonronero.com

Tomado de eljonronero.com

Luz Clarita said...

*Muchísimas gracias Gustavo Adolfo, me encanta saber que te ha gustado...y gracias también por traer el artículo de Fernando Arreaza a este blog, ya lo había leido y de hecho lo cito en la segunda entrega de este reportaje, pero no está de más...Espero seguirte leyendo por estos predios...y gracias también por la publicidad, jejejeje...¡SALUDOS!

Mariale said...

Mi posicion ante Carlitos Hernandez es similar... como jugador, como bien tu hiciste la referencia, fue de lo mejor que ha tenido el Caracas... entrega total.

Lo conoci hace muchos años, cuando vivia por la Lazo Marti en Santa Monica... asi que mas complicado aun es para mi odiarlo.

Me molestaban las constantes ofensas, pitas que en el estadio le dirigian a un Carlos caminandito hacia la lomita... de verdad, me molestaban muchisimo...

Pero al ver la cantidad de talento en el equipo... imposible no preguntarse: porq no se pudo pasar al round robin, quedándonos a 1 solo juego??? culpa de una mala dirigencia?? de no haber sacado a Subero, que habria hecho él con esos jugadores a su disposición???.. no se, es complicado defenderlo.

Nunca estuve de acuerdo con que sacaran a Subero la temporada pasada... y menos veniendo de una temporada en la que él llevo al Caracas a ser de nuevo campeón de Venezuela... y pa' mas ñapa del Caribe.

Creo que terminamos de pagar esta temporada, las consecuencias de no haber sido pacientes la campaña pasada con un Subero que significo mucho para los Leones en la 05-06.

gostros said...
This comment has been removed by the author.
gostros said...

Gracias Luz por los comentarios que tienes para conmigo. Soy redactor de un website de béisbol, así que tienes razón. Y a mi también me encanta todo lo que escribes aquí, ya que tratas todos los tópicos, y especialmente el de farándula con una profundidad que no se consigue en otra parte.

Te tengo una sugerencia, alejándome de este tema del Caracas. Ya vieron hoy todos los titulares de la prensa con los chicos y las chicas del voleibol, ¿verdad?. A todos se nos debió haber amanecido la vena patriótica a millón.

Hoy me despierto y por casualidad empiezo a hacer zapping, como dirían los españoles, y me encuentro las hermosas imágenes del triunfo del volley masculino y femenino en el noticiero canal 8, por cierto presentado por una aguadísima ancla que necesita una dosis de triquitraques para que la animen.

Veo que las imágenes son cortesía de TVes (claro, por eso no ví nada. No veo televisión delicuente). La televisión estatal aprovechó el momento y lo hizo suyo.

Ahora, leo lo que saca Noticias 24, y no hace sino revolverme la bilis:

- El técnico de la selección masculina tenía 3 meses que no cobraba su sueldo.

- Los chamos tuvieron que costearse su estadía y gastos.

- La página Web de la federación venezolana de voleibol está caída por falta de pago.

Le comento todo esto a mi novia, quien más o menos también sigue el asunto, y me recordó un reportaje de Meridiano TV hecho antes que partieran a Argentina, donde los mostraban entrenando en las más precarias condiciones.

Entonces, y me perdonan la expresión, ¿qué carajo hace el Estado ensalzándose esa victoria como suya, si le negaron lo más esencial para su entrenamiento? Corazón y bolas es lo que tienen para poder haberse asegurado, tanto ellos como ellas, su cupo a Beijing. Algo definitivamente histórico para nuestro deporte, pero que aquí pasará por debajo de la mesa.

Yo creo Luz que si tu pudieras investigar un poco lo que te comento, o al menos oir tu punto de vista al respecto, pues sería de más interesante.

No quiero ni ver cuando el Presidente los reciba en Miraflores con el pecho hinchado y la bocota a flor de piel diciendo cualquier clase de tonterías, cuando ni siquiera tenían una cancha digna para entrenar, y ni siquiera se les dio algo tan básico como los viáticos para defender a VENEZUELA, el país cuya soberanía tanto cacarean defender de los molinos de viento de un imperialismo que ya nadie cree. Imperios donde, por cierto, estos chamos estudian y entrenan ya que aquí no tienen las condiciones mínimas para desarrollarse ni hay el interés para que se fogueen.

Ese es el amor de patria que tienen nuestras autoridades. Que hipocresía.

Rosita27 said...

Cuando se gana el Juego es por el Equipo.. pero cuando se pierde es Culpa del Manager.... Un dicho muy popular en la jerga Beisbolística...

YO adoro a Carlitos, es mi ídolo en el Béisbol, admito que tuvo sus puntos débiles y momentos MALOS en el Diamante, hay que reconocer que a este guayanes le duele el Equipo y dá el todo por el todo por el Caracas.... cada vez que estaba en el estadium y lo pitaban, sólo me quedaba tragar grueso y mentalizarme que mucha veces el fanático es cruel y no mira más allá de un score...

Excelente reportaje y espero que Carlos Alberto se prepare y demuestre en un futuro que tiene con qué..

Salu2 Luz Clarita

Luz Clarita said...

*Imagínate Mariale, así se le hace más dificil a una hablar de Carlitos...pero sí, yo creo que no dio la talla como manager, e igual que tu opino que Subero no debió salir del equipo...esa gerencia, está loca, o mejor dicho, ciega por los reflectores de las cámaras que transmiten el espectáculo que montan a costa de nuestro glorioso equipo...¡SALUDOS!

*¡Caramba Gostros! La verdad es que me parecío una excelente noticia la de los muchachos de la selección, y la celebro como no tienes idea...Ahora bien, lo que dices de como la robolución se apodera ese triunfo es algo que aparte de indignar no sorprende...¿Será que la gente se olvida de un afiche que sacaron dándole gracias a Chávez por ganar la Serie del Caribe?...¡Por favor! Ni en aquella ni en este el Presi hizo nada, pero a la hora del triunfo de apodera de él...que bajo es este hombre....Y lo vi jugando en VTV con ellos, con un patético Nanú jalandole a Chávez a más no poder diciendo que es "temerario" el Presi...Comparto totalmente tu indignación, más sabiendo todo lo que tuvieron que pasar ante un indolente Estado venezolano...¡SALUDOS!

*Es muy cierto eso Rosita27, pero creo que en este caso si había responsabilidad del manager...Aunque de acuerdo contigo en que era muy incómodo lo que se vivía en el estadio con esas pitas y esas cosas, la gente además se ponía muy agresiva...Veremos que depara el futuro...¡SALUDOS!